junio 20, 2009

Hijos del Agobio (1977) 4ª parte: letras y canciones

Nueva colaboración de nuestro querido amigo Manuel Corrales Scota, desentrañando las entrañas de este segundo Lp “Hijos del Agobio”.


Albores de libertades restituidas y entierro de opresiones pasadas, réquiem entre teclado y guitarra flamenca para que los “Hijos del agobio” cortejen el funeral, la eléctrica alinea a los ajusticiados y el bajo marca solemnemente el paso de la comitiva, el bombo y los platillos despejan dudas,

Dormidos al tiempo y al amor
un largo camino y sin ilusión
que hay que recorrer
que hay que maldecir.

Hijos del agobio y del dolor
cien fuerzas que inundan
el corazón
te separan de ti.


cambian los teclados anunciando un nuevo orden y la flamenca da paso a la eléctrica para un renacer que poco a poco va despejando las tinieblas del horizonte,

Quiero sentir algo que me
huela a vida,
que mi sangre corra loca de pasión,
descubrir la música que
hay en la risa,
la luz profunda y el amor.

Despiertos al tiempo y al amor
un largo camino y con ilusión
que hay que recorrer
desde ahora hasta el fin.

Hijos del agobio y del dolor
cien fuerzas que inundan
el corazón
te separan de ti.



la atmósfera ahora es limpia y un grito de esperanza retumba junto al teclado, un inmenso sólo de guitarra eléctrica emerge ante el nacimiento de la nueva era, antes de que Pink Floyd derribase el muro, Triana agarró sus mismos aperos y resquebrajó sus cimientos; en esto un “Rumor” va regando de esperanza el espacio sonoro que impregna la guitarra eléctrica, hermoso trabajo, tanto en los solos, ilimitados de matices, como acompañando al verbo,

Un día salió del silencio
en el eco de una voz
y se expandió con el viento
que llega hasta el corazón,
la guitarra a la mañana
le habló de libertad

Salen de sus pensamientos
cosas que no quiere callar
por las calles y los caminos
se viene la madrugá,
la guitarra a la mañana
le habló de libertad.

Se oye un rumor por las esquinas
que anuncia que va a llegar
el día en que todos los hombres
juntos podrán caminar,
la guitarra a la mañana
le habló de libertad.

Salen de sus pensamientos
cosas que no quiere callar
por las calles y los caminos
y hasta la senda del mar,
la guitarra a la mañana le habló de libertad.



los acordes de la guitarra flamenca se mezclan con los teclados, el bajo y la batería acompañan, aquí es la eléctrica la que canta a la mañana del mañana libertario; y en nuestro pulso interior surge un “Sentimiento de amor” desde las entrañas, arrojado por los bombos y el bajo, recogido por unos teclados de dimensiones espectrales, el mellotrón tiene estas cosas, y la guitarra flamenca apuntando sus matices a la balada,

El día que yo salí
en busca de mi vida y de mi yo
algo grande sentí en mí
cuando miré hacia atrás
y dije adiós.

Sentimiento de amor
que me llevo de ti una ilusión.
Quedó atrás un porvenir
una seguridad y un qué sé yo,
en ese momento comprendí
pequeñas cosas que tienen
un gran valor.

Sentimiento de amor.
Sentimiento de amor
que me lleva hacia ti
con mi dolor.

la desesperación brama su sentir, reposando entre percusiones y la eléctrica sobre el mullido de órgano, la flamenca ya no se asoma, ahora reivindica su sensibilidad

Quedó atrás un porvenir
una seguridad y un que se yo.
Ese momento comprendí
pequeñas cosas que tienen un gran valor.

Sentimiento de amor.
Sentimiento de amor
que te lleva hacia mi
con mi dolor.



y vuelve a aflorar la angustia liberada; sonidos cósmicos para la remembranza de las bulerías y en la mente, lejanos, unos “Recuerdos de Triana” aromatizados en melodía de bombos y platillos; con los ojos aún cerrados, junto a la batería, el bajo y la eléctrica reivindican con urgencia la realidad cotidiana, “¡Ya está bien!” de sueños y promesas, de guías y salvadores,

¿Quién hablará?
¿Quién nos dirá
la verdad?

Todos pretenden saber y decir
lo que piensa usted
con elegantes palabras
y el gesto duro a la vez,
queremos elegir
sin que nadie diga más
el rumbo que lleva a la orilla
de la libertad.

cada uno es uno, eléctrica y flamenca cada una un sonido, difícil discernir cual vence en la dialéctica, la mediación del teclado establece el orden,

Todos pretenden saber y decir
lo que piensa usted
con elegante palabras
y el gesto duro a la vez,
queremos elegir
sin que nadie diga más
el rumbo que lleva a la orilla
de la libertad.

Queremos elegir
sin que nadie diga más
el rumbo que lleva a la orilla
de la libertad.



libres las ideas, libre el blues; surgen la guitarra flamenca y la eléctrica reclamando el ser y el estar, un “Necesito” vital para desprenderse de la opresión agobiante

Necesito saber
si hay un cielo que cubre
la tierra y el mar.

Necesito saber
si un astro celeste
nos juzgará.

Necesito un punto seguro
que mi alma y mi cuerpo
se puedan apoyar.

Necesito un silencio
alguien que comprenda
que sepa escuchar,
porque la vida se me va
y del pasado no voy a vivir
y con mi tiempo, yo quiero sentir.

Necesito agarrarme
a la cola del viento para poder volar.

Necesito que mañana
descubra el misterio
una nueva canción.

Necesito saber
si hay un cielo que cubre
la tierra y el mar.

Necesito saber
si un astro celeste
nos juzgará,
porque la vida se me va
y del pasado no voy a vivir
y con mi tiempo, yo quiero sentir.


y todos los instrumentos, el bajo profundo sostiene el ritmo de angustia, les acompañan en el búsqueda existencialista; y allí estaba la vida, entre solos de guitarras se manifiesta la monotonía intrascendente del “Sr. Troncoso” con su infinita búsqueda de objetivos primarios, campanas de lo cotidiano,

Eh! amigo ¿cómo estás esta mañana?
¿recuerdas algo de lo que te
ocurrió ayer?

Ya sé que no te importa
te llueve por la noche
y caminas todo el día,
vas en busca de tu ser.

En tus labios brilla una sonrisa
que penetra en lo más hondo
de mi ser.

Ya sé que no te importa
tú tienes que seguir,
tú debes conseguir
que nada te ate aquí.

En tu mente ya lo pone
todo tal como ha de ser,
sigue luchando y podrás lograral fin tu ser.



balada costumbrista de impreciso fandango con final de palmas y eléctrica anunciando una esperanza que, en él, siempre falla; “Del crepúsculo lento nacerá el rocío” derramado por los llantos de las guitarras y el desgarro de la nueva voz

Qué importa si es largo el camino
del crepúsculo lento, nacerá el rocío.
Segando el abrojo y el cardo
mañana compañero, florecerá el trigo.

Cuando el trueno es amor,
el relámpago es vida
y la lluvia es la luz.

y amanece el futuro con los quejíos de la eléctrica, otra vez las bulerías se prestan a la melancólica esperanza,

Qué importa si pierdo mañana
si gané libertad para mis hijos.
El ayer no es el hoy ni el mañana
que es tiempo pasado.
Cuando el trueno es amor,
el relámpago es vida
y la lluvia es la luz.


después de toda tormenta viene la calma despejando dudas, aunque el recelo de lo malo vivido se suele hacer presente y en ese momento eres uno de ellos, uno de nosotros, uno de estos hijos del agobio.


Participa en la encuesta; mejor letra del disco "Hijos del Agobio"